Thursday, April 26, 2018

Notas de prensa sobre la Novela "Y NOS ROBARON LA CLÍNICA"

Notas de prensa sobre la Novela 
"Y NOS ROBARON LA CLÍNICA"


Esteban Carlos Mejía en El Espectador, sabado 21 de abril de 2018
https://www.elespectador.com/opinion/en-gustos-no-hay-disgustos-columna-751207

El concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos en plenaria del Concejo de Medellín:
https://www.youtube.com/watch?v=onGdepAeqUw&feature=youtu.be



Esta fue la reseña que hizo el destacado concejal en su página personal y de youtube:

http://www.bernardoguerrahoyos.com/2018/04/26/resena-del-libro-y-nos-robaron-la-clinica-del-medico-y-escritor-emilio-alberto-restrepo/


Libro “Y NOS ROBARON LA CLÍNICA” del médico y escritor Emilio Alberto Restrepo



Publicado el 26 abr. 2018

SUSCRIBIRSE

Reseña del libro “Y NOS ROBARON LA CLÍNICA” del médico y escritor Emilio Alberto Restrepo
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Augusto Monterroso

Como en el cuento de Monterroso, cuando despertamos, el dinosaurio todavía estaba allí, la clínica también, pero el dueño ya era otro. Y así como ella, cerca de otras 15 habían mutado de dueño y sin darnos cuenta, habían cambiado de manos. 
Y no era una cosa casual, fortuita. Era parte de un plan muy bien hilvanado, muy bien estructurado y mejor ejecutado, mediante el cual una poderosa corporación se fue apoderando de pequeñas clínicas para ponerlas a funcionar dentro de su engranaje, en la mejor tradición del capitalismo salvaje. Uno más de los tantos embrollos de corrupción que a diario nos impactan. Un negocio sucio llevado a cabo de la manera mas limpia. Una aberración ética que se disfrazaba de legalidad. Sin dejar rastros, con huellas que se fueron evaporando. Y todos siguieron tan tranquilos. Al despertar, todos seguían allí, pero una profunda herida había quedado en los espíritus de unos emprendedores que vieron esfumados sus sueños. 
De eso trata esta impresionante novela. De los mecanismos íntimos del despojo. De la fina orfebrería con que se llevó a cabo una delicada misión de raponazo. No es un texto periodístico, pero cuenta con detalles escalofriantes la frialdad del operativo. No es una crónica, pero detalla pormenorizadamente paso a paso el mecanismo de la conspiración. 
En la mejor tradición de la novela testimonio, da cuenta del interior del alma humana a través de unos personajes poderosos y unas historias que los que no las conocen, pueden pensar que son pura ficción. Pero no: son tomadas de una realidad cotidiana y dolorosa. Y créanme que sé de qué estoy hablando. 
En mis 30 años de vida pública, combatiendo ese monstruo de mil cabezas que es la corrupción a todo nivel, ya casi nada me sorprende. No es exclusiva del sector público, cada vez con más frecuencia hace metástasis en el privado, y este caso lo ilustra con riqueza de detalles. Esta novela nos permite aproximarnos desde la autorizada voz de su autor a un mundo que no imaginamos que existe, a través de unas historias que nos estremecen por lo humanas, por la forma como de la mano del relato se escudriña el corazón humano, el sufrimiento, la decadencia, la desesperanza. Emociona ver cómo gracias al lenguaje nos llega una profunda reflexión que toca y sacude al espíritu por vía de la conciencia. Es admirable la capacidad narrativa de Restrepo para contarnos tantas cosas en apenas 200 páginas: 6 historias que nos envuelven, nos invitan a reflexionar y nos sacude con su fuerza. Les garantizo que, una vez terminado el libro, algo cambia en nuestra forma de ver el mundo de la salud y el ambiente hospitalario. 
Recomiendo esta novela por directa, por valiente, por bien escrita, porque es un testimonio histórico de un hecho que la opinión pública desconoce, porque es la memoria de una de las tantas crisis que vive la salud en nuestro medio 

BERNARDO ALEJANDRO GUERRA HOYOS. Concejal de Medellín #Cerocorrupción
********************************************************************************


http://juanpaz.net/edicion-611/salio-el-libro-y-nos-robaron-la-clinica/





Salió el libro Y nos robaron la clínica



El libro de moda y más promocionado en Medellín actualmente es Y nos robaron la clínica, de Emilio Alberto Restrepo (foto).
Editado por Sílaba editores. La próxima semana se lanza oficialmente en la FILBO y desde ya se ha generado una gran expectativa en torno a él.
Se trata de una historia a profundidad, en realidad seis historias paralelas, que narran desde adentro el mundo hospitalario, algo que los que no están en él casi siempre desconocen y les produce asombro.
Dice la contracarátula:
“Nadie compra catorce clínicas así como así, sin cometer algún delito. Nadie se hace dueño de semejantes negocios sin dejar un reguero. Sígale la pista al dinero y descubrirá que, detrás de todo, hay un sujeto gordo, insaciable y glotón, que no da la cara, pero es el que mueve los hilos”. Esta frase resume las palabras de un curtido médico, personaje de esta novela, al tratar de comprender la forma como un poderoso grupo económico se apoderó de cerca de una quincena de clínicas privadas en todo el país, dejando a sus accionistas en medio de una debacle económica y moral y con las ilusiones despedazadas.
Este libro, considerado un verdadero thriller corporativo, es el segundo de la “trilogía perversa de la salud”, llamada Historia clínica, historia cínica, que comenzó en 2005 con El pabellón de la mandrágora, recrea las intimidades del caso, mientras ahonda en situaciones increíbles de los ambientes hospitalarios que el ciudadano de a pie no conoce, y que a veces ni siquiera alcanza a creer que sea posible que existan.
Una lectura que le hará estremecerse sin poder abandonar el gusto y el asombro de cada una de sus páginas.
Restrepo es muy conocido en la ciudad por su actividad como ginecólogo, conferencista y por sus novelas policíacas protagonizadas por un verdadero personajón: El detective Joaquín Tornado.
Una lectura muy recomendada, que sin duda provocará interés y polémica. El libro se consigue en las siguientes librerías: Al pie de la letra, Librería Interuniversitaria, Coproudea, Gramatta, Eafit o con emiliorestrepo@gmail.com, @emilioarestrepo


Este es un trino del doctor ANDRÉS AGUIRRE, director del Hospital Pablo Tobón Uribe, publicado el 2 de mayo 2018, a propósito de la lectura de la novela:









Reseña aparecida en el suplemento GENERACIÓN, del periódico EL COLOMBIANO DE  Mayo 6 de 2018










Un comentario en Linkelind, la red social:








Un comentario del médico y escritor CARLOS ALBERTO VELÁSQUEZ CÓRDOBA publicado en la Revista LIBROS & LETRAS  del 14 de Mayo de 2018


Reseña. Y nos robaron la clínica


Por: Carlos Alberto Velásquez Córdoba*


En una época donde la gente se muere por falta de atención en salud, las clínicas cierran sus servicios por 
carencia de recursos y los médicos son demandados y tratados como asesinos por las personas a las que 
juraron salvar, aparece un libro que muestra lo que ocurre en el fondo de un sistema que no funciona.

El último libro del escritor colombiano Emilio Alberto Restrepo Baena cuenta de una manera clara y 
contundente la historia de cómo una conocida corporación se apodera de una clínica de una manera sucia 
y aberrante mientras que en el ínterin se plasman historias personales que harían temblar a quienes no han 
trabajado nunca en un hospital: médicos deshonestos, empleados que roban medicamentos o que sustraen 
las pertenencias a sus compañeros, familiares de pacientes que amenazan de muerte al galeno que trató de
 salvar la vida a su pariente. También la novela da cuenta de las personas que mantienen vigente el 
juramento hipocrático y trabajan denodadamente para mantener encendida la llama de la medicina, aun 
a costa de su tranquilidad y de su propio bolsillo.

Desde la dedicatoria, el libro atrapa al lector. Restrepo Baena hace un homenaje “a los pacientes y a sus
 familiares, a los buenos médicos que hacen tantas cosas por la gente, aun a costa de su propia felicidad y 
estabilidad”. También dedica su libro a los malos médicos “Que tanto nos enseñan sobre lo que no se debe
 hacer”.

 Y nos robaron la clínica nos muestra los tejemanejes que ocasiona el cierre de

clínicas que, a su vez, permiten crecer emporios que juegan con la salud de las

personas
Reseña. Y nos robaron la clínica


El doctor Restrepo Baena es un reconocido médico y cirujano de Medellín, especialista en 
gineco-obstetricia y subespecialista en cirugía laparoscópica. Es conferencista y referente académico en 
el ámbito de la salud y de las letras. Como escritor lleva más de quince años y ha publicado catorce libros
 dentro de los que se destacan El pabellón de la mandrágoraGamberros S.A.Los círculos perpetuos,
Después de Isabel el infierno, y otros más, con los que ha ganado algunos destacados premios literarios. 
Recientemente nos ha deleitado con Joaquín Tornado, un detective oscuro que se mueve en el mundo de 
la novela policial negra.

Por su condición de médico, el autor no ha sido ajeno a la situación de salud que vive el país. Y nos 
robaron la clínica hace parte de una “trilogía perversa de la salud”, de la cual ya conocíamos El 
Pabellón de la Mandrágora, ganador de una beca de novela, y que nos dejó atónitos con las historias 
sobre pacientes y cuidadores.

Su nuevo libro, lanzado en la FILBo 2018 y publicado por Sílaba Editores, bajo la tutela de Lucía 
Donadio, nos muestra los tejemanejes que ocasiona el cierre de clínicas que, a su vez, permiten crecer
 emporios que juegan con la salud de las personas. No es coincidencia que precisamente, ahora que el 
sistema de salud parece reventar, el libro Y nos robaron la clínica haya sido tema de debate en el 
consejo de Medellín. Cuando uno lee sus páginas cree reconocer alguna empresa o algún colega
 retratado en el texto.

Pero no se engañen. Si bien el libro está muy bien escrito y parece realidad, el autor es enfático en 
afirmar que todo lo narrado es producto de la ficción. Yo, personalmente, aún no estoy convencido de ello.


*Carlos Alberto Velásquez Córdoba. Médico y cirujano. Escritor





*******************************************************************************************************
Un comentario de un bloguero, escritor y amigo:

Orlando Ramírez Casas

Archivos adjuntos07:12 (Hace 3 horas.)
para Cco:
De: emilio restrepo <emiliorestrepo@gmail.com>

Hola mister Orlando
Le cuento que sí, Habemus librum, se trata de una novela
​:​
 Y NOS ROBARON LA CLÍNICA, en la que se cuenta una serie de sucesos ocurridos de puertas para adentro en una
​s​
 clínicas que fueron absorbidas por un grupo económico, publicada gracias al gran apoyo de una editorial de primera categoría que usted muy bien conoce: SILABA
Se comparto el link: 

​----------------------------------------------------------------------------------------​
Hola, jóvenes:

El médico ginecobstetra Emilio Alberto Restrepo Baena y yo nos conocimos por cuestiones del oficio… del oficio de escribir como hobby, que ambos practicamos cotidianamente. Fue una especie de amistad a primera vista porque la mutua empatía fue inmediata. La diferencia es que mientras yo escribo estas bobadas mías en el día a día, él publica un libro a la misma velocidad con que trae hijos al mundo. Es cuentista, es novelista, es cronista, es un hombre que tal pareciera que dedica más tiempo a la literatura que a la medicina, pero sólo él sabe cómo hace para combinar y sacar tiempo para estas dos actividades, aparte de ser buen hombre de familia, que también lo es. El hombre logra cumplir con las tareas.

Hace un mes me envió un correo que me estaba absteniendo de compartir con ustedes hasta que hubiera leído la novela, pero aún no la tengo y el asunto ya va para largo. Así es que me decido a hablarles del asunto antes de haber dado ese paso. Me refiero a la novela del Dr. Emilio titulada “Y nos robaron la clínica”, en la que cualquier parecido con la realidad NO es mera coincidencia. Si en ella se abstiene de mencionar nombres propios, es por evitar demandas de calumnia e injuria por el derecho al buen nombre que suelen invocar los pícaros y los ladrones de todos los pelambres. No olvidemos que los ladrones se cuidan de dejar huellas y de hacer sus trapisondas ajustados a una leguleya legalidad. Parecería lo suyo ser cosa de novela, si no fuera porque hace poco me encontré con una persona que yo suponía había heredado la participación accionaria de su fallecido pariente en una clínica de la ciudad, pero su respuesta no por esperada dejó de ser desanimadora: “¡Ojalá!, pero no se había acabado de enfriar su cuerpo cuando nos dimos cuenta de que nos habían robado la clínica”. Los invito, pues, a leer esa que creo que es la última novela publicada por él… hasta el momento.

Leí hace ya bastantes años una serie de entrevistas de la revista The Paris Review con escritores destacados de la literatura universal del momento. Hombres como Ernest Hemingway, Scott Fitzgerald, Eugene O´Neil, William Burroughs, y otros dieron declaraciones para la serie “Hablan los escritores”. Son entrevistas en las que cada uno da su visión sobre el oficio de escribir, y constituyen una compilación de consejos para los aspirantes a ser escritores. Se diría que esa lectura es un curso acelerado de lo que se dice en los talleres de escritura literaria. En algún momento el médico Emilio Alberto montó un blog (porque también es bloguero) donde recoge gran cantidad de consejos de los mencionados, y de otros que se han ocupado del asunto. Ahora le llega el turno, y el periódico El Espectador ha publicado una entrevista que le hicieron y que es todo un curso de escritura digno de figurar en aquella desaparecida revista de lengua inglesa que se publicaba en París por los años sesenta. La entrevista que le hacen al médico no tiene desperdicio, sobre todo para muchos que quieren convertirse en escritores de la noche a la mañana sin haberse tallado con las técnicas y tácticas que tan bien conocen los deportistas competidores de nivel mundial. Para llegar allá hay que esforzarse por años, trabajando por horas en el día a día. Eso sólo lo sabe un hombre como el médico Restrepo que es consciente de que su escritura no le llegó de un día para otro, insuflada por efusión del Espíritu Santo.


ORLANDO RAMÍREZ-CASAS (ORCASAS)


Wednesday, April 11, 2018

Entrevista por la publicación de la novela Y NOS ROBARON LA CLÍNICA

 A propósito del lanzamiento de la novela Y NOS ROBARON LA CLÍNICA, publicada por SILABA, en CNC Televisión hicieron la siguiente entrevista:




En ella se habla de la nueva obra, se invita a leerla y se revisa la carrera literaria de Emilio Alberto Restrepo

Tuesday, April 10, 2018

Novela: Y NOS ROBARON LA CLÍNICA. Presentación

La editorial Sílaba acaba de publicar la novela testimonial Y NOS ROBARON LA CLÍNICA, en la que se narran con detalle una serie de eventos en los cuales una corporación se apropió de unas clínicas en todo el País, mientras se exploran situaciones que tienen que ver con hechos que suceden a diario en el ambiente hospitalario,  que desde adentro pueden parecer comunes, pero que para las personas no familiarizados son asombrosas. Se tocan temas clínicos, adicciones, demandas médico-legales, la enfermedad y la muerte, el mundo de los negocios, la corrupción en la salud, el amor, la solidaridad, la traición.


Dice la dedicatoria:

Dedicado a los pacientes y sus familiares
A los colegas, que tenían toda la ilusión
A los buenos médicos, que hacen tantas cosas importantes por la gente, aun a costa de su propia felicidad y estabilidad
A los malos médicos, que tanto nos enseñan sobre lo que no se debe hacer
A los buenos amigos, que siempre están ahí, ayudándonos a respirar
A los malos amigos, más constantes todavía, respirándonos en la nuca
A los buenos pacientes, nuestra razón de ser
A los malos pacientes, que nos han enseñado a ponernos en guardia; lástima que nos cueste tanto aprender
A los abogados, que pueden ser ángeles y demonios
A los negociantes, que mueven el mundo y a veces lo echan a rodar… por el abismo…



Esta es una declaración de principios:

Esta novela está basada en una serie de casos y asuntos que parecen tomados de la vida real, pero son producto de la imaginación del autor. Muchos personajes son inventados para efectos de la función narrativa. Si los nombres o las situaciones evocan a alguien en específico, no se haga ilusiones, es pura casualidad. A veces la maldad y las intrigas humanas imitan la ficción, y esto es inevitable…

La carátula: 




El texto de la contracarátula:


Posdata: Esta fue una nota de prensa antes de cambiarle de nombre, cuando el periodista Jairo García le estaba haciendo cubrimiento al tema:

http://juanpaz.net/edicion-515/casi-lista-la-novela-como-robarse-una-clinica/


Casi lista la novela Cómo robarse una clínica


Ya se encuentra en proceso de edición, en una reconocida editorial de la ciudad, la novela Cómo Robarse una clínica, de la autoría del médico y escritor Emilio Alberto Restrepo (foto), reconocido en el campo del género policial y ganador de varios galardones en certámenes literarios.
La obra trata del despojo que un grupo económico hizo de más de 10 instituciones de salud en todo el país, mediante maniobras fraudulentas y presiones económicas que las llevaron a la quiebra y obligaron a sus socios, especialistas de clase media que habían puesto todas sus esperanzas, ilusiones  y esfuerzos en dichas sociedades, a vender por la deuda y quedar con su proyecto por el suelo.
Como dice en el epígrafe: “Esta novela está basada en una serie de casos y asuntos que parecen tomados de la vida real, pero son producto de la imaginación del autor. Muchos personajes son inventados para efectos de la función narrativa. Si los nombres o las situaciones evocan a alguien en específico, no se haga ilusiones, es pura casualidad. A veces la maldad y las intrigas humanas imitan la ficción, y esto es inevitable…”
El protagonista se llama Valeriano Méndez y el conglomerado, PLUS-SALUD. Como comentó una fuente opinando del tema: – “Uno no puede comprar 11 clínicas de contado sin cometer algún delito”.
Es una novela de gran factura, con seis historias paralelas muy bien entrecruzadas, que impactan al lector y le permiten adentrarse en el escabroso mundo de la salud en Colombia, devorada por las fauces del capitalismo salvaje.
El ginecólogo Restrepo ha publicado una docena de libros que se pueden ver aquí, http://emiliorestrepo.blogspot.com.co/p/libros-de-emilio-alberto-restrepo.html y en la próxima Fiesta del Libro lanza una nueva novela de su personaje más conocido, el detective Joaquín Tornado.
emiliorestrepo
Blog que reúne las diferentes facetas del médico y escritor colombiano Emilio Alberto Restrepo.

Tuesday, January 30, 2018

Entrevista para VOCES, PALABRAS Y RAZONES Por: Julio Cesar Gaviria Muñoz

Entrevista para VOCES, PALABRAS Y RAZONES que es el nombre dado al Nodo de Literatura de la Red Cultural, un grupo por ahora conformado por escritores que crecen y se forman como tales en la Comuna Cuatro de la ciudad de Medellín



A propósito de creación literaria, en esta entrevista nos remitimos al tema en varias de las preguntas, y creo que se complementa con los  decálogos en los que toco el tema de la creación literaria.


Abril 17/2017


Por: Julio Cesar Gaviria Muñoz 


--- ¿Qué es la literatura para usted?
RESPUESTA: Una forma de expresión muy elaborada del espíritu, en armonía con la inteligencia y los sentidos. Es una manera de trascender lo primario, pues va más allá de lo esencialmente físico. Cuando el ser humano se sacude de lo puramente material, aparece la creación, en forma de lo estético. Es este el espacio de la música, la literatura, la pintura, la filosofía. La literatura toma elementos del mundo a través de los sentidos, los decanta a través de la inteligencia y lo emocional y lo expresa a través de la conjugación y combinación de las palabras, en este caso escritas, aunque lo oral, más allá de lo meramente utilitario, también tiene cabida.

--- ¿ Considera que la literatura es un Arte?
RESPUESTA: Claro que es un arte, en la medida que es una actividad en la que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas e imaginativas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido, en este caso las palabras como herramientas de creación. El escritor es un artista, ya que hace una transformación de la realidad cruda con fines estéticos, para transformar su apreciación de ella, o proponer nuevos valores, ópticas diferentes o propuestas de interpretación. No se limita a reproducir la naturaleza o la vida; se trata de reinterpretarla o de darle un nuevo sentido, el estético, que es lo que la convierte en arte.

--- ¿Al escribir validad usted, el mito inspirador que les atribuyen algunos a las musas?
RESPUESTA: Es una forma de llamar a esa idea volantona que entra a la cabeza proveniente del exterior (que penetra a través de los sentidos), o del interior (alimentada por un recuerdo una evocación o un sentimiento). La idea siempre va a estar por allí, pero cuando da vueltas una y otra vez, cuando se aferra a la necesidad de atraparla y volverla texto, se dice que es gracias a las musas. Ideas hay por miles, girando, generando corto-circuitos permanentes. Por eso es importante estar atento y vigilante, sensible a su necesidad de ser contada, para que no sea producto de una inspiración eventual, o una “musa inconstante” que estando allí puede no ser detectada. La clave es que cuando esté rondando, sea capturada para ser traída a un plano creativo, consciente. “Que la inspiración no me abandone, pero que cuando aparezca, me pille trabajando”, nos han repetido los maestros desde siempre. Por eso hay que tener método. Hay que anotar todos los elementos susceptibles de ser narrados, almacenarlos en un archivo, una agenda, una grabadora, en fin, traerlas a un plano real para que dejen de ser inmateriales. Tarde o temprano, téngalo por seguro, van a ser usadas. En ese sentido, si se quiere hacer obra, hay que tener inspiración(musa) pero también constancia(transpiración), acaso más importante, para atrapar la idea y de ella hacer un texto literario.

--- ¿brevemente nos podría contar como se hizo escritor?
RESPUESTA: Me pudo la necesidad de contar historias, a través de mi fascinación por escucharlas o por leerlas. Desde pequeño me encantaban los escritores y me encantaba encontrarme con las historias, a través de comic, de las colecciones de novelas condensadas de Ariel juvenil o de Colcultura, de las cientos de películas vistas en un teatro de barrio sin censura y sin método, a través de la poderosa tradición oral de un barrio y una familia de clase media que hacía culto a la palabra. En fin, el poder de contar una narración que generara interés en alguien, en este caso un contertulio o un lector. En quinto de primaria apareció un ejercicio, Mis lecturas, en el que debíamos escribir en una página un resumen, una anécdota, lo que fuera. Para mí era más que una obligación, era un goce y hacía muchas más de las 5 obligatorias de la semana. Al profesor le llamó la atención, lo hizo notar, leía en público algunas de ellas,  y algunos compañeritos me pedían el cuaderno para leer las historias y después se las contaban a otros. Ahí fue que descubrí la emoción de ser leído. Durante años escribía cuentos, poemas, canciones, resúmenes de películas, los guardaba en cuadernos, participaba en concursos, (le confieso que los perdía todos), hasta que ya adulto y profesional, empecé a darles una forma más rigurosa y a tratar de aprender el arte de escribir. Mientras tanto leía y leía y veía todo el cine que podía.

--- ¿Cómo compagina su profesión de médico, con el oficio que parece que es ya más que un hobby, este de escribir?
RESPUESTA: La medicina sigue ocupando un lugar muy importante, ya que llevo muchos años en ella y tengo un nivel de entrenamiento que solo da la práctica constante. Tengo un compromiso social con ello, ya que trabajo en un hospital del gobierno y realmente el mundo de la medicina es muy absorbente y encarretador, aunque a veces hay sinsabores y desengaños. Además, tengo una familia a la cuál sostener. Pero se compaginan porque la medicina es una puerta de entrada directa al corazón del ser humano y sus miserias, su dolor, su mezquindad, su deterioro, su desamparo. Detrás de cada paciente hay una historia, una reflexión, una posibilidad de conocerla naturaleza humana, con sus contrastes. Muchas de mis historias se alimentan de la medicina: por ejemplo, la novela EL PABELLÓN DE LA MANDRAGORA, ganadora de una beca del Municipio, considerada la primera novela hospitalaria en Colombia, o CRÓNICA DE UN PROCESO, que explora el mundo de las demandas o la que tengo en corrección,  LA CLÍNICA, que explora el mundo de la corrupción en el sistema de salud

--- ¿desde su sensibilidad humanista cree usted, que el gusto por escribir, no riñe con el rigor profesional de ser médico ginecólogo?
RESPUESTA: Nada que ver. Desde que se haga con respeto, todas las historias pueden ser contadas. Las 2 se alimentan, pues como conferencista y profesor, entreno mi necesidad de comunicarme con el receptor; mi necesidad de hacer diagnósticos correctos, me obligan a ser observador y detallista, mi necesidad de interrogar, me permite decantar información y sacarle provecho a lo importante, tratando de descartar lo que sobre o que no sea relevante. En ambos debo ser eficaz con el lenguaje para que el mensaje sea recibido y entregado de manera adecuada.

---  Desde la literatura, y si se entiende que esta puede ser un arte, como concibe el acto de la creación literaria.
RESPUESTA: Lo que te dije. Tener un tema, que proviene de una idea. Anotarla y darle un desarrollo, a través de un esqueleto que me permita tener un mapa, y ahí defino si da para cuento o para novela, por ejemplo. Si  esta estructura lo permite, agrego otras ideas previamente anotadas para reforzar la historia principal, o bosquejar las secundarias, o darle fuerza a un personaje  con rasgos de otro que lo enriquezcan y lo hagan más atractivo. Teniendo ya esta dirección, hay que escribir los capítulos, que ya se habían definido en la fase previa. Ahí se hace una catarsis, una especie de incontinencia que vierta en el texto todo lo que hay que decir de cada asunto, sin preocuparse mucho por la filigrana, pero sí por los amarres, el lenguaje, la gramática,  la ortografía, que de todas maneras tendrán su espacio de rigor en revisiones posteriores. Una lectura final de corrido a este primer borrador, ajustes aquí y allá, revisión de las muletillas, los diablillos, las repeticiones, los cabos sueltos, los lugares comunes. Después un enfriamiento de semanas o meses y luego posteriores revisiones ya sin el calor de la escritura frenética. Casi siempre hay un lector profesional, o un corrector, o una lectura en voz alta en un taller, que decanta mucho el proceso, lo depura y le quita mucho ripio que lo sobrecarga. Después ya vendrán los concursos o las publicaciones, o lo que sea, pero el proceso de creación quedó terminado.

--- ¿Considera que el escritor como tal, es o puede ser un iluminado?
RESPUESTA: Me parece que es algo presuntuoso llamarlo en esos términos. Es una persona que le pone atención a lo que otros ignoran, que está sentado pensando o escribiendo mientras otros viven otros asuntos, que está peleando con las ideas o las palabras mientras otros están de fiesta o de jolgorio. Me parece que está haciendo un proceso interno de sanación, pues mientras escribe no está dañando al prójimo, que tiene la posibilidad de desnudar sus odios y resentimientos en un proceso creativo que le permite eliminar sus demonios internos y exorcizar esos diablos vertiendo al papel cosas que de otra forma le harían daño a él o a los semejantes. Pienso que ser escritor le permite abrir caminos de pensamiento que le dan otras formas de lenguaje, de ganar conocimiento, léxico, refinamiento, expresión. Es un privilegio, más que una iluminación, pero no es gratis. Hay que tallarse, leyendo, pensando y escribiendo. No es fácil, pero con constancia funciona. Tiene poderes terapéuticos, permite una relación fascinante con un lector imaginario que muchas veces se hace real, proporciona entretenimiento propio y ajeno y abre posibilidades interesantes, de conocer gente, viajar, improvisar, saberse leído o controvertido.

… Dicen que en literatura todo ya ha sido dicho y escrito, podría opinarnos porque entonces siguen saliendo obras magistrales y exitosas.
RESPUESTA: Ya todos los temas están escritos, la diferencia es el tratamiento que se le dé a la idea. El amor, la muerte, el deseo, el odio, la venganza, la avaricia, etc, ya han sido tratadas y no hay mucho más de que hablar. Lo importante es volverlo a hacer sin repetirse, de manera novedosa, con un estilo propio que lo haga interesante y llamativo, digno de ser leído. Que llegue a nuevos públicos, que tenga una impronta, un sello.

--- ¿Brevemente nos podría opinar de los talleres de literatura?
RESPUESTA: En lo personal, fueron la respuesta a mi necesidad de narrar, pues durante la mitad de mi vida, no encontraba la manera adecuada de hacerlo, es decir, tenía la idea, hacía la narración, pero el cuento salía malo, o no se entendía, o no gustaba, o tenía defectos de forma que lo hacían inviable. El taller entrega eso, elementos de trabajo, herramientas para hacer eficaz un texto. Le cuento: con todo el material que ya tenía de manera empírica, en los primeros 6 meses de iniciado en el Taller de Mario Escobar, ya tenía una novela que quedó finalista en un concurso internacional de novela corta,(el Álvaro Cepeda Samudio de Bucaramanga), LOS CIRCULOS PERPETUOS, que ya lleva 4 ediciones y al año ya había ganado la beca de creación de 2005 con EL PABELLON DE LA MANDRAGORA, que ya lleva 2 ediciones. El taller da constancia, da rigor, hay lecturas críticas que aportan. En los comentarios y hasta en la cara de los integrantes, tanto profesor como alumnos, uno ve si el texto sirve, si es repelente o atrapa, si divierte o es un ladrillo
--- ¿Dr. Emilio, si en su quehacer literario tiene un método de trabajo, quisiera por favor compartirlo con nuestro lector del nodo de literatura “Voces, palabras y razones”?
RESPUESTA: El método no tiene nada de novedoso: estar atento, a ver qué historias hay, sabiendo que pululan por todas partes. Anotar todo lo que pueda servir ahora o después. Leer y leer. Ver muchas películas. Pensar y pensar. Escribir y escribir. Corregir. Saber que es más lo que se pierde que lo que se gana. Por ejemplo, por cada concurso ganado, hay 10 o más perdidos, y esto no debe descorazonar. No hay que ser apegado a las palabras, lo que no sirve hay que desecharlo o reescribirlo, no hay que desanimarse por las negativas de los concursos, los editores o los críticos. En una charla que dicté para una universidad, esto lo resumí en un “decálogo personal” que le comparto: http://decalogosliterarios.blogspot.com.co/2014/10/decalogo-arbitrario-para-aspirantes.html

Por último, quisiéramos darle gracias por su deferencia y su tiempo, y para escritores que empiezan a adentrarse en este maravilloso mundo, cuales podrían ser sus recomendaciones.  RESPUESTA:  La obra habla por uno. Hay que escribir, lo importante es el texto, lo demás es farándula. Si el texto es bueno, con seguridad que encuentra su camino y el resto viene por añadidura. No es un camino fácil, pero es muy enriquecedor.